Balsa y Torre del Reloj

Esta balsa-nacimiento, de cuyo fondo brotaba el agua, es el testimonio de los históricos baños termales de Alicún, ya mencionados por el geógrafo musulmán Al-Idrisi, y constituyó el origen del primer asentamiento del pueblo, primeramente nacido como barrio de Huécija, pero que ya en el siglo XVI es considerado como uno de los 10 lugares del señorío de Marchena en manos del duque de Maqueda.

Por otro lado, la estilizada construcción que apreciamos al fondo de la balsa se corresponde realmente con una antigua torre de reloj que regía la vida de la población.