Antiguo Colegio Divina Infantita

(Siglo XX). El sencillo edificio actual atesora una importante memoria educativa y cultural. Actualmente solo queda la construcción, pero ha desaparecido el ruido y bullicio de los alumnos en las aulas, porque, efectivamente el inmueble acogió a un Colegio de Segunda Enseñanza (asimilable a la actual Educación Secundaria), que abarcaba desde párvulos y acogía a alumnos internos y externos.

Fue fundado en 1914 por Federico Salvador Ramón (1867-1931), que da nombre a la plaza principal del pueblo, nacido en Instinción y ordenado sacerdote en 1890 dentro de la ingente labor religiosa del Obispo Orberá en la diócesis de Almería a finales del siglo XIX. Tras una estancia en el extranjero vuelve a España y funda la Congregación de Religiosas Esclavas de la Inmaculada Niña y los colegios de Divina Infantita, abriendo uno en su pueblo natal y otro en Almería, que todavía perdura. Incluso publicarán desde 1917 la revista Esclava y Reina como órgano de expresión de la comunidad educativa.

Este colegio fue muy conocido y valorado en el valle del Andarax, pagando 5 pts mensuales los alumnos externos y 10 los internos, desarrollando una importante obra social y educativa. Sin embargo se cerrará durante la catástrofe de la Guerra Civil y el edificio será reconvertido en distintas viviendas particulares.