Ruta de las Fuentes

Esta ruta ofrece al visitante un recorrido al aire libre por las diversas fuentes tradicionales de la localidad, que antiguamente abastecían de agua al pueblo y cortijadas.

Partimos de la calle Albaicín y descendemos por el inmediato callejón hacia la rambla de Los Santos siguiendo el curso de las aguas. Tomamos el primer barranco a la derecha que nos conduce a Fuente Agria. La fuente se encuentra cruzando el nuevo camino de los Olivares junto a un risco, cuyo caudal abastece al embalse de regadío contiguo. Antiguamente este paraje era un merendero tradicional bastante frecuentado en las tardes estivales.

Tomando el curso de la rambla, bajo la cuestecilla del mismo nombre, se localiza la Fuentecilla de Los Santos mencionada en el siglo XVIII como “fuente de Guzmán”. Se encuentra semienterrada debido a la sedimentación de arena, motivada por las sucesivas crecidas de la rambla. Esta fuente abastecía al barrio Bajo del pueblo y en ella se recogía el agua para adecentar la ermita de los Patronos y el cementerio.

Proseguimos la ruta hasta “la carrerilla del Majuelo” y desde aquí tomamos el paso de regadores hasta la balsa donde se encuentra Fuente Colorada que aparece citada en el siglo XVI. Actualmente está enterrada aunque el manantial aflora en la misma balsa; riega desde este pago hasta el paraje de los Galindos. Su nombre obedece al color rojizo de sus aguas.

Siguiendo el cauce de la rambla, tomamos la primera vereda a la derecha que nos conduce a la Fuente de los Galindos. Este manantial surte de agua a la balsa del mismo nombre que riega este pago. Su fresca agua procede del manantial que se interna en "el barranquillo del Mar".

Bajando la rambla tomamos el camino de la izquierda para llegar a la Fuente de Las Peñuelas. Se accede bajando por una escalinata de peldaños de pizarra hasta la propia cimbra. El caudal riega este paraje hasta desembocar en la propia balsa de riego. Antiguamente accionaba un molino hidráulico cuyas ruinas todavía pueden apreciarse.

Prosiguiendo por el camino de Las Peñuelas nos dirigimos por la carretera hacia el Mausoleo y desde allí tomamos el camino de las eras de Enmedio para enlazar a su vez con el camino de la Fuente del Manzano. Ha sido la fuente más renombrada por su popularidad y su antigüedad ya que aparece mencionada en el siglo XVI. Tradicionalmente, en la víspera de S. Juan, los vecinos acudían durante la noche a lavarse en la antigua fontana como símbolo de purificación. La fuente originaria se ha perdido como consecuencia de unas obras inadecuadas realizadas en 1936. El agua no es apta para el consumo.