Alicún Medieval

Siguiendo por las calles Huécija y Ángel nuestra ruta puede difuminarse al entrar en los barrios altos de Alicún, que conservan las características del urbanismo musulmán medieval de preservación de la intimidad familiar y del ámbito privado: estrechas calles intrincadas y adarves (callejones sin salida que permiten la penetración hacia las viviendas más escondidas).

Desde el tramo final de la calle Pollo podemos ascender al imponente Mirador de La Cruz, que domina el valle del Andarax. Finalmente, podemos terminar nuestro paseo regresando nuevamente a la plaza.