Ruta del Camino Real

Esta ruta te ofrece un recorrido por el tramo local del antiguo camino carretero (S. XVI-XIX) que enlazaba Guadix con Almería y que quedó en desuso con la construcción de la carretera nacional.

Iniciamos la ruta desde la plaza Cruz de S. Juan para tomar el camino de la Fuente del Manzano que nos conduce al río Nacimiento. Desde aquí nos encaminamos hacia la rambla Alfarache y tomamos la vereda ascendente que nos conduce al camino Real. Precisamente en este tramo el trayecto antiguo se interrumpía para proseguir por el cauce del río hasta enlazar con dicho camino que prosigue por el paraje de Las Juntas. Desde aquí observamos cómo la angostura del valle queda atrás y la llanura de la vega se va ampliando a nuestros ojos a medida que avanzamos en nuestro camino.

Llegaremos a Ventarroyo, topónimo que recuerda a "la venta de Arroyo" mencionada en el Libro de Apeo del siglo XVI y en 1752 aparece documentada “que está en la carretera de Almeria a Guadix con surtido de paja y cebada”. Esta antigua venta se emplazaba en el solar que ocupa hoy el conocido cortijo de “El Lucas”. Seguimos adelante el camino Real, que nos conducirá por varios parajes y paisajes distintos junto a la acequia de Ofatabla, que discurre paralela a este viejo camino carretero.

Una vez pasado el cortijo de “El Lucas”, nos encontramos a mano izquierda con la cuesta “del Molinillo”, topónimo que recuerda la existencia en otro tiempo de un molino hidráulico en las inmediaciones, presumiblemente el molinillo del Margel que cita el mencionado Libro de Apeo del siglo XVI del que no se conservan restos algunos.

A varios metros observamos, a mano derecha, una antigua venta de finales de siglo XIX, cuya fachada ofrece una estampa romántica de otro tiempo cuando circulaban los carruajes por esta camino. La edificación se compone de vivienda y posada contigua; está edificada aprovechando los materiales de la zona como pizarras, madera, cañizo del río, y barro. Su sencillez denota la belleza de este pintoresco cortijo.

Pasando el cortijo Verolo, cruzamos la carretera de la Estación y proseguimos el camino. Al atravesar el barranquillo, veremos algunas molinetas de viento que permiten la extracción de agua subterránea con destino al regadío, un ingenio mecánico que favorece el aprovechamiento de los recursos hidráulicos empleando la fuerza eólica.

En nuestro camino nos adentramos en el paraje de las Viñas, en cuya vega se cultivan cereales, hortalizas, leguminosas, frutales y olivos, regados por manantiales hábilmente canalizados mediante acequias que permiten el regadío de cada bancal.

Llegamos al anejo del Camino Real, una barriada de escasas viviendas que creció junto al camino carretero y que hoy siguen habitadas por varios vecinos dedicados al cultivo de las fincas próximas.

Desde aquí sale un carril que conduce al río Nacimiento, a través del pago de Las Viñas, para continuar por la carretera de La Estación hacia el pueblo. La opción más recomendable es proseguir el camino Real, recreándonos en los diversos paisajes y cortijos que encontramos a nuestro paso, hasta llegar a la carretera de Abrucena que lleva a la estación de ferrocarril. Desde este cruce descendemos por el cauce del río Nacimiento hasta encontrar el puente anteriormente citado que enlazaremos.